¡Maldito tratado de Fontainebleau!. Posiblemente alguien se arrepintió de la firma de dicho tratado por el cual se había permitido la entrada de las tropas francesas en territorio español con el objetivo de atacar Portugal, aliada de los ingleses.
Pobres ilusos. Napoleón apuntaba más alto y su estrategia también incluía el control de la península.
Pues bien, las tropas francesas campaban a sus anchas y Napoleón, conocedor de la debilidad de la monarquía española solo tenía que esperar el momento propicio para dar la estocada.
Se lo pusieron en bandeja, Fernando, el futuro rey, desconfiaba de Godoy, ministro de su padre y haciendo caso de las intrigas de su camarilla desencadenó el Motín de Aranjuez provocando la abdicación de Carlos IV y la destitución de Godoy y sus colaboradores.
Ante esta situación Carlos IV solicitó la ayuda de Napoleón para recuperar el trono y Napoleón no desaprovecho la ocasión. Llamó a la familia real para reunirse en Bayona y una vez allí Carlos IV cedió la corona a Bonaparte. Fernando tenía dos opciones, enfrentarse a los franceses o ceder ante el emperador. Se decantó por la primera opción y mandó aviso a España para declarar la guerra a Francia pero finalmente renunció a sus derechos al trono.En España, el general francés Murat se puso al mando de la Junta de Gobierno que aceptó colaborar con la nueva monarquía.
Quien no estaba de acuerdo era el pueblo español que conocedor de la reunión de la familia real con Napoleón y harto de la presencia de los franceses en territorio peninsular se levantó en armas contra el enemigo el 2 de mayo de 1808. La revuelta se fue extendiendo por diversas ciudades españolas, había estallado la Guerra de la Independencia.
De lo que no cabe duda es que la presencia consentida del ejército francés en la península se convirtió en una clara ocupación de la misma.
Finalmente y gracias a la intervención británica, a la guerrilla y como no, a la campaña de Napoleón en Rusia, la guerra fue favorable a los españoles y marcó un antes y un después en la historia de España.
Como se suele decir “libramos”, pero ¿fue correcta la actuación de la monarquía española? ¿Tenía alternativa? ¿Fue el pueblo español el gran protagonista de esta historia? ¿Y si el resultado hubiese sido el contrario?
Eva Nestares

776px-El_Tres_de_Mayo,_by_Francisco_de_Goya,_from_Prado_thin_black_margin
Fusilamientos del 3 de mayo. Goya. Museo del Prado.

Anuncios