Etiquetas

, , , , ,

_NO_PA~1Todo comenzó el 18 de julio de 1936 aunque la idea de la sublevación ya estaba en proceso desde la victoria, en el mes de febrero, del Frente Popular.
Para los “cabecillas” del levantamiento, el principal objetivo era acabar con el gobierno de izquierdas y librar a la población española de las hordas rojas.
El 17 de julio se produjo la sublevación de la guarnición de Melilla y al día siguiente el levantamiento se extendió a los acuartelamientos peninsulares.
El alzamiento militar no tuvo el éxito esperado y el golpe fracasó convirtiéndose en una cruenta guerra civil entre los leales a la República y los partidarios del bando sublevado.
La guerra duró tres largos años y se desarrolló a lo largo y ancho del territorio español.
En la primera etapa la intención de los sublevados era llegar a Madrid, para ello tenían que conseguir la unión de las tropas de Mola, que se encontraban en el norte, con las tropas de Franco que atacaban por el sur, es en este momento cuando se produce la toma de Badajoz. Una vez unidas las dos zonas el siguiente paso sería ir hacia Madrid pero el bando nacional se desvió y marchó sobre Toledo en lo que se conoce como “la liberación del Alcázar” y que supuso y gran éxito propagandístico para Franco.
Madrid resistió a las tropas nacionales gracias a los milicianos y a las brigadas internacionales y no será ocupada hasta el final de la guerra. Famosa es la frase: “No pasarán”. Es en este momento cuando tienen lugar las ofensivas republicanas de Jarama y Guadalajara.
Ante esta situación, los sublevados decidieron centrarse en el norte y se llevó a cabo el ataque a Vizcaya. Guernica fue bombardeada por la Legión Cóndor y más tarde cayeron Bilbao, Cantabria y Asturias, lo que supuso el control de la industria y minería de la zona por parte del bando sublevado.
El bando republicano protagonizó nuevas ofensivas en Brunete y Belchite pero no consiguieron parar el avance de los nacionales. Una de las más importantes ofensivas republicanas se desarrolló en Teruel, durante el invierno del 38, aunque la conquista no duraría más de dos meses.
Entre la primavera y verano del 38 tuvo lugar el enfrentamiento más sangriento de todo el conflicto, la batalla del Ebro. Franco había conseguido llegar a Castellón y dividir la zona republicana en dos: la zona norte (Cataluña) y la zona centro sur. Los republicanos intentaron hacer frente al bando sublevado y aunque en un principio fue un ataque exitoso al final los nacionales consiguieron la victoria y finalmente se produjo la conquista de Cataluña.La mayoría del gobierno republicano se exilió a Francia y el coronel Segismundo Casado se hizo con el control. Casado intentó negociar la paz pero Franco no estaba dispuesto y exigió la rendición incondicional. Las tropas nacionales entraron en Madrid y el 1 de abril de 1939 se firmaba el último parte de guerra: 463px-Spain_final-guerra-civil
“En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado.
El Generalísimo
Franco
Burgos 1º Abril 1939.”
Las consecuencias de la guerra fueron terribles: numerosas pérdidas humanas, una terrorífica represión, hambre, exilio, destrucción y la imposición de una dictadura militar que supuso la pérdida de libertades y de derechos para la población española. En definitiva, generaciones marcadas por el sufrimiento de la guerra y la posguerra, una herida que todavía hoy, no ha terminado de cicatrizar.

Anuncios